ACERCA DEL AUTOR


Soy Rafael Benavides Palencia y nací en 1971 en la ciudad de Córdoba (España). Actualmente resido en un pueblo cercano llamado Posadas, donde nació mi padre y hemos pasado la mayor parte de nuestra vida.

Mi relación con la Astronomía se remonta a 1980 o quizás incluso antes. Primero fue mi tío Antonio quien sembró la semilla en mi interior, enseñándome las constelaciones y regalándome mis primeros prismáticos y mi primer telescopio, aquel mítico refractor de 60 mm con el que tantos años pasé.

Como en todos los de mi generación, la figura de Carl Sagan y la serie Cosmos fueron fundamentales para despertar mi amor por la ciencia y la historia. No entiendo la ciencia sin historia, ni la ciencia sin las letras.

Otra de las figuras claves en mi juventud y que he tenido el gran privilegio de conocer ha sido José Luis Comellas. Su Guía del Firmamento, en realidad cientos de folios mecanografiados que copié de su obra, fueron mi guía del cielo durante muchos años. No tuve otro maestro durante muchos años, aunque sin duda alguna fue el mejor que pude tener.

El disponer de un pequeño refractor y guiarme con la obra de Comellas, me inclinó desde un principio a a observación de las estrellas dobles. Observar galaxias visualmente era bastante difícil, pero las dobles nunca fallaban y además eran preciosas.

Hasta que no terminé mis estudios de Farmacia no pude dedicarme en cuerpo y alma a desarrollar mi afición y realmente desde entonces el crecimiento ha sido paulatino y constante. Primero de forma visual, midiendo estrellas dobles con micrómetros caseros y posteriormente con oculares reticulados. Realizando estimaciones de magnitud de cometas con el método Bobrovnikoff, etc.

No recuerdo exactamente el año, quizás fue en 2002 o 2003, pero la primera vez que llegó a mis manos la venerada ToUcam Pro de Philips fue toda una revolución. Aunque era ruidosa y las imágenes estelares poco estéticas, los resultados en estrellas dobles, gracias a un programa llamado Reduc que había creado un colega francés llamado Florent Losse, eran impresionantes. Jamás en la vida soñé con obtener tal precisión.

Años antes había contactado con Francisco Rica que me fue también enseñando y enganchando a este campo tan apasionante participando en aquellas campañas de la Sección de Estrellas Dobles de la LIADA. Desde hace más de 20 años no hemos perdido el contacto conservando una gran amistad.

La adquisición de mi primera CCD, una Atik 16HR, me abrió las puertas del Universo. Ya no solo observaba estrellas dobles, también cometas, ateroides, supernovas... Había tanto por hacer.

Por aquel entonces me fui encontrando con otros aficionados como Juan-Luis González Carballo o Edgardo R. Masa Martín, verdaderos hermanos con los que he iniciado multitud de proyectos y  he aprendido muchísimo de ellos. El mas importante de esos proyectos, sin ninguna duda, es la edición de la primera revista especializada en estrellas dobles en español: El Observador de Estrellas Dobles. Los tres hemos publicado recientemente, gracias a la editorial Marcombo, nuestro primer libro: Observación de Estrellas Dobles. Ni en mis mejores sueños pude imaginarme nunca algo así.

Desde el año 2004 coordino la sección de Estrellas Dobles de la revista AstronomíA, la antigua Tribuna. Mi único objetivo es potenciar y animar a la observación de este tipo de objetos intentando describir todo lo que el cielo nos ofrece y mostrando todas las posibilidades que el aficionado tiene hoy en día.

Por supuesto, mi labor observacional no solo se limita a las dobles. Sigo enamorado de las supernovas y de la Luna, sin olvidar a la fotometría de cometas y a la astrometría de NEOS. Además del estudio y caracterización de estrellas variables. Hay tantas cosas que observar que necesitaríamos muchas vidas para poder llegar tan solo a un pequeño porcentaje de todo lo que está a nuestro alcance.


No hay comentarios:

Publicar un comentario